Diálogos padre-hijo

9 noviembre, 2015 por Salvador Dejar una respuesta »

Hoy os aporto el video de despedida que proyectamos el día 15 de octubre, en el homenaje a Salvador, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Alcoy, un acto lleno de momentos emotivos y con afluencia de muchos colaboradores, amigos y familiares. Todos quisimos recordarle a través de su vida cotidiana, a través de su trabajo, su obra…

 

¿Sabéis?, echo de menos las largas conversaciones con mi padre, solía escucharme atentamente cuando le hablaba, y tenía una extraña tendencia a repetir tenuemente mis gestos labiales, casi como si él mismo fuera a hablar, después, me contaba su opinión sobre lo escuchado, aportaba una explicación y completaba esa formación constante mía, mezcla de mi propia experiencia y su racionalización de los hechos.
Quizás al poner negro sobre blanco todo lo me ocurre, sea capaz de enviar un mensaje más claro a las zonas internas de mi cabeza, donde guardo todos sus recuerdos, donde almaceno todo lo referente a él y todas esas respuestas, ¡ya solo puedo hacer eso!, contárselo a esa parte de mí que almacena todas sus reacciones. Como hijo en luto que soy, deseo conservar intacto su recuerdo.

.
-He estado cerca de cinco meses intentando sobrellevar tu perdida, lo cierto es que no me he dado tiempo a parar, creía que solo teniendo la cabeza ocupada en todo el trabajo que teníamos a medias, podría sentirme bien, solo así podría honrarte.
El verano ha sido muy duro nuevamente, he estado haciendo visitas semanales, aportando agua, controlando que todo fuera bien en las estaciones polinizadoras, tras la partición, y selección, quedaron las colonias repartidas entre las constelaciones Central y Buixcarró. Las alzas que te pedí que construyéramos para completar el último lote de colmenas, ya está terminado a falta de las asas y la pintura, esta última temporada la he dedicado casi exclusivamente a preparar las ferias, los eventos que tenía próximos, sobretodo tu despedida! He quedado extenuado intentado asumir en singular toda esa carga, todavía no me he dado tiempo a pensar, a recapacitar y a decidir la nueva dirección a tomar.

 

-No necesitabas hacer ni homenajes ni nada de eso, deberías mirar más por ti, recuerda, “un home, un solc”, ¡te vas a pones enfermo! Te lo dije, deja todo lo de la asociación si hace falta, estás demasiado tiempo en la oficina, que se olviden de ti, dedícate a tus cosas al, “autónomo”, te está consumiendo, no puedes hacer ya, más trabajo, y no puedes seguir martirizándote por no poderlo terminar todo.
Deberías parar un poco, tratar de mirar con perspectiva, definir ahora un camino y andarlo, no correrlo!, qué necesidad hay de que asumas tanta responsabilidad, olvídalo todo!…

 

-Esas palabras, ese concepto, resuenan en mi cabeza, es como si lo estuviese oyendo ahora mismo, yo siempre le he dicho que es bueno compartir la experiencia con otras personas, que con un poco de tiempo dedicado a divulgar lo que estás haciendo, a compartir la vivencia que estás experimentando con otras personas, consigues un poquito de reconocimiento, consigues el apoyo moral que se necesita para continuar, es inútil que dediques tu vida entera a la observación y a aprender tantísimo sobre las abejas si luego no lo divulgas, o tú o alguien próximo a ti debería hacerlo, si no, todo se olvidará pasado mañana, las cosas seguirán igual de mal.

Es cierto, he sufrido un desgaste importante estos últimos años con todo esto de relanzar la asociación, en trabajo, en presencia, en ideas… en tiempo, pero padre, yo creo que merece la pena, no sé cuántos leerán todo lo que escribo, lo que publico en el blog, pero lo cierto es que creo que es importante que nuestra labor y nuestras preocupaciones se conozcan, da igual si para una, o para trescientas diez y ocho personas, trescientos socios que, dan su aprobación y su apoyo a nuestra trayectoria y a nuestra tarea.

Me he permitido hoy, hacer un ejercicio de introspección dejar de hablar en el plural de modestia que suelo utilizar y mostraros algo de mí, en primera persona, espero no terminar como Norman, en aquella famosa película de Hitchcock.

.
Gracias, seguimos!

2 comentarios

  1. Salvador dice:

    Tan sincero como siempre, pero… ¡Mucho más intropectivo de lo habitual!

  2. José Manuel Granero dice:

    Muchas gracias. Por compartir tu experiencia. Es un gran privilegio haber tenido tan gran padre y maestro. Los que hemos tenido la suerte de haber coincidido con él y también contigo, tenemos una “marca” de amor por ese mundo maravilloso de las abejas y lo que significan.
    Tu trabajo es muy importante para su supervivencia y la sostenibilidad de este Planeta.
    Ojalá que los que te apoyamos, podamos además echar un hombro a tu dura tarea.
    Puedes sugerirnos en qué cosas te podemos ayudar y seguro que hay alguien dispuest@.
    Aunque es facil decirlo; no te canses, sigue. Eres imprescindible.
    Un abrazo

Deja un comentario