Recogida del primer enjambre de la primavera de 2018.

12 abril, 2018 por Salvador Dejar una respuesta »

Ya sabéis que cada año os cuento aquí un poco cómo ha ido la recogida del primer enjambre de la temporada. Este año como novedad tengo un audiovisual en el que se puede ver todo el proceso de principio a fin.

Es una extracción con un sabor agridulce, en este mismo camposanto, mi padre y yo hemos retirado muchos enjambres y se agolpan los recuerdos cuando va a hacer ya casi tres años, que no contamos con su presencia física.

Puede resultar extraño el tema de la retirada de enjambres, rodeado de flores cruces y lápidas pero si desubicas el sentimiento que nos despierta, no deja de ser una construcción más, con los huecos en los que indefectiblemente se dejan resquicios, tanto los empleados del cementerio como los propios obreros que construyeron los bloques de nichos. Cientos, quizás miles de huecos, entre la tapia de ladrillos que cubrirá temporalmente el féretro y la lápida de mármol definitiva, cualquier agujero les vale a las abejas para encontrar un espacio donde pueden empezar a fabricar sus panales sin que les importe lo más mínimo el uso que las personas hacemos de ese lugar.

Sabor agridulce decía, tras la intervención, me he acercado a ver tu recuerdo padre, me ha venido a la memoria aquella insólita foto que hoy recupero de ti, con el vinagre, ahuyentando a las abejas que pensaron que aquella cornisa era un buen lugar para vivir, te recuerdo a ti, encaramado en aquella escalera, con el ruido ensordecedor de aquel enjambre que se nos resistió, ¡quería cornisa! no el núcleo que le ofrecíamos.

Ante tu lápida, padre, pienso que no, que a ti no te importaría en absoluto compartir espacio con un enjambre, serías feliz pensando que tus cenizas están custodiadas por un hermoso enjambre y, estés donde estés, seguirías observando la vida de este enjambre, tan cercano a ti, como aquella colmena de observación que tenías en casa, cuando vivías. Es posible que la próxima vez que venga a visitarte, me traiga la máquina de agujerear, no veo por aquí ningún hueco por donde puedan colarse las abejas…

Seguimos!

Deja un comentario